Beneficios de los ácidos grasos Omega 3 en el embarazo, el puerperio y la lactancia

Son conocidos los beneficios de una alimentación saludable y balanceada durante el embarazo, el puerperio y  la lactancia tanto para la madre como para el bebé, teniendo en cuenta que son etapas de gran demanda nutricional. La nutrición del feto proviene de la madre a través de la placenta y luego del nacimiento el niño se alimenta con la leche materna. Ambos sistemas están muy relacionados con la ingesta de la madre.¹
Fuente: Medline Plus

Uno de los aspectos más relevante y  actual es el aporte de ácidos grasos Omega 3 en el embarazo y la lactancia debido a que son esenciales para importantes procesos fisiológicos  tanto en la madre como en el bebé.

La grasa se utiliza  como fuente de energía y como material esencial para la formación de membranas. Según la FAO (2008) las principales  funciones relacionadas con el consumo de grasas y ácidos grasos durante el embarazo y la lactancia  se relacionan con el mantenimiento del embarazo, desde su inicio al final, con la salud física y psíquica de la madre, previniendo preeclampsia y depresión y con la madurez visual y cognitiva, la función inmune y el crecimiento².

¿Que son las ácidos grasos Omega 3? 
Las grasas alimentarias están compuestas principalmente por triglicéridos que a su vez están formados por glicerol y  ácidos grasos  .Desde el punto de vista químico , los ácidos grasos son cadenas rectas de hidrocarburos que terminan en un grupo carboxilo en un extremo y un grupo metilo en el otro³.

 Los ácidos grasos presentes en la alimentación humana se dividen en dos grupos según su grado de insaturación:

  • Saturados AGS : no poseen doble enlace
  • Insaturados AGI que a su vez se dividen en monoinsaturados  AGMI(tienen un doble enlace ) y poliinsaturados AGPI ( dos o más dobles enlaces)
Desde el punto de vista nutricional, los AGPI se clasifican a su vez en series o familias de ácidos grasos. Las  más importantes son  Omega 6 y Omega 3. Esta denominación deriva de la ubicación en la cadena de carbonos del primer doble enlace llamado Omega.
Los ácidos grasos precursores de cada familia son:
  • Ácido linoleico  o AL: tiene 18 carbonos y dos dobles enlaces, el primero de ellos se ubica en el carbono 6 partiendo del extremo metilo, por eso se denomina Omega 6. Este ácido graso es desaturado y elongado para dar origen a la familia de los Omega 6 dentro de la cual uno de los más importantes  es el ácido araquidónico  o AA con 20  carbonos.
  • Ácido αlinolénico o  ALA, precursor de la familia  Omega 3, tiene 18 átomos de carbono, pero se diferencia del anterior porque posee tres dobles enlaces, el primero en el carbono 3 a partir del extremo metilo. De la misma forma  es desaturado y elongado para dar origen a la serie de los Omega 3. Los mas importantes para la nutrición humana son el eicosapentanoico  o EPA  y  docosahexanoico  o DHA  


Ya que el cuerpo humano no tiene las enzimas necesarias para  sintetizar algunos de estos ácidos grasos, se los considera esenciales . El carácter de esencial implica que  deben ser aportados  en  la alimentación en las proporciones adecuadas ya que su carencia o desequilibrio puede producir alteraciones metabólicas. Es el caso de los ácidos grasos Omega 3 y Omega 6.

Este proceso de transformación ocurre en el retículo endoplasmático de las células hepáticas con la intervención de enzimas desaturasas y elongasas que actúan sobre los ácidos grasos precursores . En el organismo, el AL y el ALA compiten por el metabolismo de una de las enzimas desaturasa. Para disminuir esta competencia es conveniente disminuir el consumo de LA precursor de Omega 6 y aumentar el de ALA precursor de Omega3. La proporción ideal es Omega 3 /Omega 6 = 1/10 a 1/5.
Por este mecanismo entones se obtienen  ácidos grasos poliinsaturados  de cadena  larga (AGPICL)

Elongacion y desaturacion de los A.G Omega 6 y Omega 3-  Revista Offarm vol.29 nº 01 Enero-  febrero 2010


¿Qué funciones cumplen los Omega 3 en el organismo?

Los ácidos grasos Omega 3 participan en múltiples procesos fisiológicos, donde cumplen un rol estructural en las membranas celulares y son sustratos para la síntesis de diversos mediadores fisiológicos que ejercen importantes acciones en el metabolismo celular.
Además se les reconoce que son benéficos para el corazón actuando como cardioprotectores y entre sus efectos positivos se pueden mencionar, entre otros: acciones antiinflamatorias y anticoagulantes, disminución de los niveles de colesterol y triglicéridos y la reducción de la presión sanguínea. Estos ácidos grasos también pueden reducir los riesgos y síntomas de otros trastornos, incluyendo diabetes, accidentes cerebrovasculares , algunos cánceres, artritis reumatoidea, asma, enfermedad intestinal inflamatoria, colitis ulcerativa y deterioro mental, mejorar el sistema inmunológico y proteger frente a enfermedades neurodegenerativas⁴.

¿Cuál es la importancia  de los ácidos grasos Omega 3 en el embarazo y la lactancia?

Durante el embarazo y la lactancia las necesidades nutricionales están aumentadas debido al rápido crecimiento fetal en el tercer trimestre y a lo que acontece en los primeros meses de vida. La ingesta adecuada de Omega 3 en estas etapas puede influir de forma positiva sobre la salud de la madre, el feto y  el niño⁵.

Estos componentes se  encuentran en órganos de vital importancia como el cerebro,  el cerebelo y  la retina.  Ejercen sus funciones metabólicas formando parte de la estructura de los fosfolípidos de las membranas celulares. Por su alto grado de poliinsaturación, estos ácidos grasos le aportan gran fluidez a las membranas, que  es esencial para que las proteínas de las mismas puedan tener la movilidad que requieren sus funciones, ya sea en la superficie de las membranas o en el interior de la bicapa lipídica. En la formación del tejido nervioso, y sobre todo del cerebro, la fluidez de las membranas es particularmente importante.

Específicamente el DHA es el más abundante en el sistema nervioso central y periférico, ubicándose principalmente en los fosfolípidos de las membranas neuronales y gliales, constituyendo 25% del total de ácidos grasos presentes en la corteza cerebral, 30% en la retina y 60% en las células fotorreceptoras de la retina (conos y bastoncitos) y tiene un rol preponderante en la neurogénesis y sinaptogenesis⁶ .

Además cumplen otras importantes funciones: en las señales hormonales, e la actividad de los receptores  y en la regulación de la expresión de los genes. Asimismo intervienen en el transporte y oxidación del colesterol y participan en funciones bioactivas  sobre la inmunidad , la coagulación y la presión arterial

El aporte de estos ácidos grasos en la madre proviene de:

  • Las reservas  depositadas en los tejidos principalmente el  adiposo. Un documento de la FAO sobre Lípidos en las primeras etapas del desarrollo (Consulta de expertos FAO OMS Roma, 1997)   menciona que “Los acontecimientos relativos a la nutrición y la salud materna , que preceden a la concepción influyen en el proceso fisiológico a largo plazo de acumulación de grasa y en la naturaleza de la grasa almacenada”⁷ . Esta será la materia prima de la que se va a disponer durante el período de la formación y la división celulares en el desarrollo embrionario y de la placenta que ocurre  en el primer trimestre de gestación. A partir del momento de la concepción también se acumulan cantidades importantes de grasa para mantener el crecimiento fetal durante el tercer trimestre, así como para satisfacer las necesidades iniciales de la lactancia⁷. 
  • La biosíntesis a partir de los precursores AL  y ALA con la participación de las enzimas elongasas y desaturasas
  • El aporte nutricional : Se sabe que el feto capta  50-60mg/dia de Omega3 ¹ en el último trimestre por lo tanto  a lo largo del embarazo las concentraciones de AGPICL  en la madre van disminuyendo progresivamente. Es importante que la embarazada  reciba alimentos   con un aporte adecuado de Omega 3 y con una buena relación Omega 6/ Omega 3,  así podrá hacer el aporte necesario en esta estas etapas y podrá mantener sus propias necesidades. 

Los requerimientos de AA y DHA del feto y del recién nacido se cubren por diferentes mecanismos:

  • Por transferencia placentaria: la placenta no tiene la capacidad de elongar y desaturar los AG precursores pero es permeable y  los extrae de la circulación materna  enriqueciendo asi  la circulación fetal. 
  • Captación de los tejidos perisféricos: se ha observado que el AA cuando cruza la placenta pasa a formar parte de los lípidos estructurales de los eritrocitos
  • Síntesis en el hígado. Tanto en el feto como en el recién nacido existe actividad de las enzimas necesarias para la producción de AA y DHA , pero  por la inmadurez fisiológica del órgano, dicha actividad no es suficiente para abastecer las necesidades debido al rápido crecimiento⁸. 
  • A través de los de la leche materna en el recién nacido.

Beneficios para la mujer embarazada

En lo que respecta a la madre se ha observado que existe una asociación entre el consumo de alimentos ricos en Omega 3 o suplementos y la disminución de riesgo de pre eclampsia   que es la hipertensión inducida por el embarazo. En mujeres embarazadas con HTA el pasaje de nutrientes a la placenta está disminuido lo que puede afecta el desarrollo del feto⁸.

La pre eclampsia contribuye a la mortalidad materna, tiene riesgo de parto prematuro, de retraso del crecimiento fetal y mortalidad infantil. Como el  EPA y el DHA tienen efectos positivos sobre el sistema cardiovascular pueden  mejorar estas condiciones, lográndose embarazos más prolongados ( 9), acompañados de un leve aumento de peso al nacer  y del perímetro craneano del bebé . (5)

Otro aspecto importantísimo es el efecto que pueden tener sobre la salud mental en la mujer embarazada y puérpera. Según Tapia (2004) si bien las causas de la depresión no son conocidas, se ha visto que pacientes afectados  por este problema, poseen niveles disminuidos de Omega 3, y en poblaciones con bajo consumo de alimentos ricos en estos ácidos grasos  la prevalencia de la depresión es mayor¹⁰

Debido a la gran cantidad de AG Omega 3 que la madre traslada  al feto en el último trimestre del embarazo, puede  existir una disminución importante en las reservas de la madre  y contribuir a  la aparición de la depresión en el embarazo y en el puerperio, con todo lo que esto significa para la relación madre- hijo y para el crecimiento y desarrollo del bebé: apegos inseguros, deterioro del desarrollo psicomotor en el niño , cese precoz de la lactancia materna  y  deterioro de la calidad de vida de las puérperas¹¹.

Hay estudios que demuestran la utilidad de las dietas ricas en ácidos grasos Omega 3 o los suplementos de estos para la mujer,  que a su vez se han relacionado con un mejor desarrollo fetal general y del cerebro del recién nacido¹².

Beneficios a largo plazo del  para el bebé. 

  • En la función visual: mejoran la agudeza visual y percepción de los colores
  • En la función cognitiva: mejoran la capacidad de aprendizaje y memorización y disminuye la incidencia de déficit atencional¹³. 
  • En la función autoinmune: tienen un efecto protector frente al desarrollo de alergias ⁵


Leche materna y ácidos grasos Omega 3
La leche materna es el alimento diseñado naturalmente para el bebé desde su nacimiento hasta los dos años (OMS)²². Según lo explicado anteriormente, el proceso de formación del sistema nervioso y visual comienza en la etapa intrauterina  y finaliza alrededor de los dos años. Sin duda  la leche materna tiene la composición nutricional adecuada para cubrir los requerimientos necesarios durante ese período ya que al ser un fluido vivo, va adaptándose a las necesidades del bebé a medida que crece.

 La grasa de la leche materna es la principal fuente energética para el lactante; aporta alrededor del 50% del total de energía¹⁴ y también nutrientes esenciales, como vitaminas liposolubles y los AGPI imprescindibles para el correcto desarrollo del organismo en su conjunto, y en especial para el sistema nervioso central

Según Ruth Lawrence (2007) se ha visto que lactantes amamantados  por períodos prolongados presentan un desarrollo más avanzado en etapas posteriores su vida¹⁴.

Síntesis de la leche materna.
Para producir la leche, las células especializadas  de la glándula mamaria obtienen sus elementos por dos mecanismos:
1- Por síntesis dentro de la célula misma como sucede con la lactosa y la caseína
2- Por transporte desde la sangre de la madre en el caso de los ácidos grasos

De aquí la importancia que la madre obtenga en su alimentación diaria la cantidad necesaria de este tipo de grasas.
Tanto la dieta previa, que ha determinado la composición de los ácidos grasos del tejido adiposo acumulado durante el embarazo, como la dieta actual, son los principales determinantes de la composición de ácidos grasos de los triglicéridos de la leche. Una dieta rica en ácidos grasos poliinsaturados determina mayor contenido de éstos en la leche¹⁵. La leche materna contiene aproximadamente un 42% de ácidos grasos saturados y un 57% de poliinsaturados.

Una situación especial ocurre con los bebés prematuros.  Existen diferencias  en la composición de la leche de acuerdo a la edad gestacional del recién nacido .La leche materna de prematuros contiene más ácidos grasos de cadena media y poliinsaturados comparada con la leche de madres de recién nacidos a término lo cual es un gran beneficio para el prematuro porque es de fácil digestión , tiene un mayor aporte calórico y es adecuada al rápido crecimiento, por lo tanto es el mejor alimento para el bebé¹⁶.

La OMS, FAO, y otras importantes entidades recomiendan que las formulas lácteas en el caso que el bebe no sea amamantado, deben seguir como modelo la composición de la leche humana y muy especialmente en lo que respecta a los ácidos grasos Omega 3¹⁷.

Fuentes de ácidos grasos Omega 3 y sus precursores

Las fuentes alimentarias de los  AGPI  linoleico AL y α-linolénico ALA , precursores de los AGPICL son los alimentos de origen vegetal, especialmente los aceites (soya, linaza, canola, entre otros) y los frutos secos (almendra, nuez, maní, entre otros).
La fuente nutricional de los AGPICL derivados de estos, son los alimentos de origen animal. El AA se encuentra en las carnes (vacuno, cordero y cerdo). El EPA y el DHA se encuentran tanto en animales como vegetales de origen marino, particularmente en pescados con un elevado contenido de grasa, como el atún, bonito, sardina , anchoa , salmón¹⁸,  entre otros, llamados peces de aguas profundas. El elevado contenido en grasa de estos peces se debe a que  a menor temperatura del agua de mar aumenta el grado de insaturación de los ácidos grasos para compensar la reducción de la fluidez de las membranas debido a las bajas temperaturas del medio en que habitan ³.
 Según la  “Conferencia Europea del Consenso sobre la Recomendación de los Ácidos Grasos Polinsaturados para las madres gestantes y lactantes” (2012), la recomendación para la embarazada y mujer en lactancia es de  200mg /dia de DHA⁵.

 La grasa de pescado es una buena fuente de este ácido graso, consumiendo pescados azules  dos veces a la semana, se cubre esa recomendación. Se sugiere utilizar pescados  no predadores (como pez espada, tiburón,  lucio ) y  de pequeño tamaño,  que son más seguros toxicológicamente en cuanto al contenido de mercurio. De todas maneras cabe aclarar que los beneficios comprobados del consumo de pescado son mayores que los riesgos¹⁹.  También se contempla la posibilidad de recurrir a suplementos de origen marino o vegetal.

Es conveniente también en estas etapas, no consumir alimentos industrializados tipo  “comida rápida” por su contenido en ácidos grasos trans porque inhiben a las enzimas desaturasas, que son necesarias para la síntesis de los Omega 3. Además no se aconseja el consumo de alcohol pues, aparte de los efectos nocivos sobre el desarrollo del feto, actúa sobre el metabolismo de los ácidos grasos en la madre y disminuye los niveles de DHA en el feto⁵.

Mamás vegetarianas y aporte de Omega 3 

Según la postura de la ADA (2009) las dietas vegetarianas y veganas adecuadamente  planificadas son saludables y nutricionalmente adecuadas para todas las etapas de la vida incluidas el embarazo y la lactancia²⁰.

Los vegetarianos acostumbran consumir más ácidos grasos Omega   , presentes en aceites vegetales, que Omega 3. Como el consumo de alimentos tales como pescado, huevos, o algas  es bajo o no existe, el aporte de EPA y DHA es inferior. Los alimentos ricos en Omega 3 que pueden utilizarse son: semillas de lino, nueces, chía, poroto de soja, aceite de canola , de lino y de soja, perejil , espinaca , brócoli, menta,  berro , verdolaga  y alimentos fortificados²¹

En conclusión, la dieta es un factor importantisimo para el buen desarrollo del embarazo, para la salud materna, el crecimiento del feto y posteriormente para la alimentación del recién nacido  a través de la leche materna. Los beneficios de los ácidos grasos Omega 3 están comprobados, su inclusión a través de la alimentación y el aumento del consumo es  más que recomendable en estas etapas.

Nut. Ana Inés Rosas
Instituto Uruguayo de Lactancia Materna

Bibliografia
1- M.E Molina Montes , A.P. Martín Islán -  Ácidos grasos esenciales. Omega-3 y Omega-6 Revista Offarm vol.29 nº 01 Enero-  febrero 2010   
2- FAO  . Grasas y Ácidos grasos en nutrición humana- Consulta de Expertos Estudio FAO Alimentación y Nutrición-  91 Ginebra 2008-2012 
3- Castro Gonzalez,  M.A. Ácidos grasos omega 3 : beneficios y fuentes Interciencia , vol 27 Nº 3  marzo 2002 p 129-130   
4- Medline plus   https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/esp_  
5- Campoy,C. Cabero, L. Sanjurjo P. et Al. Conferencia de consenso Actualización,  recomendaciones y consenso sobre el papel de los ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga en la gestación, lactancia y primer año de vida. Med Clin (Bar)2010;a35(2):75-82 - www.elsevier.es/medicinaclinica
6- VALENZUELA B, Rodrigo et al . Ácido docosahexaenoico (DHA), un ácido graso esencial a nivel cerebral. Rev. chil. nutr.,  Santiago ,  v. 40, n. 4, p. 383-390, dic.  2013.   
7- FAO   -  Los lípidos en las primeras etapas del desarrollo. Capitulo 7 Consulta FAO-OMS de Expertos- Roma  1997 http://www.fao.org/docrep/v4700s/v4700s0b.htm
8- Mataix, J. Gil, A. Libro blanco de los ácidos grasos omega tres . Editorial Medica Panamericana. 2004
9- Carughi, A. PhD  C.N.S. El papel de los Ácidos grasos Omega 3 durante el embarazo 
10- Tapia, Alexis . Ácidos grasos omega-3 para la prevención y tratamiento de las depresiones en el embarazo y post parto – 2004 -Instituto Nacional de Tecnología de los Alimentos (INTA), Laboratorio de Gastroenterología, Universidad de Chile. Chile.
11- Doix Castellon, A. Actualizaciones en depresión posparto Rev Cubana Obstet Ginecol vol.38 no.4 Ciudad de la Habana oct.dic. 2012  
http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0138-600X2012000400016
12- De la Gándara, J.J., Palacios, S. ,Cancelo, M.J. et  al. Ácidos grasos Omega-3  y      trastornos afectivos en la mujer Omega-3 . C. Med. Psicosom, Nº 106 – 2013- p. 27
13-Valenzuela, A. , Sanhueza, J. Aceites de origen marino : su importancia en la nutrición y en la    ciencia de los alimentos. Revista chilena de nutrición  vol 36 Nº 3 set 2009 
14- Lawrence,R.A   Lawrence,R.M,  Lactancia Materna una guía para la  profesión médica-   p124¬- 
15-Mena N. Patricia, Milad A. Marcela. Variaciones en la composición nutricional de la leche materna. Algunos aspectos de importancia clínica. Rev. chil. pediatr.  [Internet]. 1998  Jun [citado  2016  Abr  10] ;  69( 3 ): 116-121. http://www.scielo.cl/scielo.php?pid=S0370-41061998000300007&script=sci_arttext
16-Marín María C., Sanjurjo Adriana L., Sager Gustavo, Margheritis César, de Alaniz María J. T.. Composición en ácidos grasos de leche de madres de recién nacidos de pretérmino y de término. Arch. argent. pediatr.  [Internet]. 2009  Ago [citado  2016  Abr  09] ;  107( 4 ): 315-320. Disponible en: http://www.scielo.org.ar/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0325-00752009000400007&lng=es.
.17-  Vega,S.,  Gutierrez,R. , C. Radilla et al. Revisión.  La importancia de los ácidos grasos en la leche materna y en las formulas lácteas- REVISTA  grasas y aceites, 63 (2), abril-junio, 131-142, 2012, issn: 0017-3495 doi: 10.3989/gya.083411
18-Valenzuela B Rodrigo, Tapia O Gladys, González E Marcela. Ácidos grasos omega-3 (EPAy DHA) y su aplicación en diversas situaciones clínicas. Rev. chil. nutr.  [Internet]. 2011  Sep [citado  2016  Abr  10] ;  38( 3 ): 356-367.
http://dx.doi.org/10.4067/S0717-75182011000300011.
19- FAO OMS Documento de debate sobre la revisión del nivel de referencia para el metilmercurio en el pescado y peces predadores-   Comisión del codex alimentario -  Rusia 2013 
20- Asociación Dietética Americana,  Dietas Vegetarianas :postura de la ADA  2009
21-  Sly WITCH, E. Alimentaçao vegetariana.-  Sociedade Vegetariana  Brasilera. www.svb.org.br
22-OMS- Alimentación del lactante y del niño pequeño- Nota descriptiva Nº 342 Feb. 2014








Publicar un comentario