Parto: ¿Cómo prepararse?

En los últimos años se ha hecho cada vez más popular la preparación para el parto. Diferentes instituciones, organizaciones y profesionales privados ofrecen una gama muy variada de opciones respecto a talleres, charlas, clases prácticas, entre otras cosas.
 Diversas investigaciones han demostrado que las mujeres que participan de estas instancias logran una experiencia de parto más satisfactoria, reduciendo el trabajo de parto y sus posibles complicaciones.

¿Por qué es importante participar de talleres de parto? 
Hay mamás y papás que participan con mucho entusiasmo de todas las instancias de los talleres de parto. Sin embargo, en ocasiones nos puede dar pereza tener que concurrir. La carga horaria del trabajo y los compromisos fijados pueden ser obstáculos en encontrar horarios que nos sirvan. Conocer los beneficios de participar resulta importante para alentarnos a concurrir. En mi opinión, uno de los principales beneficios es el conocimiento, el aprender qué va a pasar y cómo. La ansiedad, el estrés, el miedo, son todos sentimientos que pueden jugarnos en contra en el trabajo de parto. La adrenalina es una hormona que se libera ante situaciones de “peligro”, y en el trabajo de parto si está en demasía puede hacer más lento el proceso. Si la mamá ya conoce qué le está pasando, el por qué de las contracciones, si puede darle un significado a las sensaciones corporales, la va a ayudar a no sentir desconcierto ni miedo. El confiar en su cuerpo es una de las principales herramientas que tenemos las mujeres a la hora de parir.

¿Qué cosas se aprenden en los talleres de parto? 
 Hay diferentes opciones y ofertas. Al informarse es conveniente que el lugar que brinda el taller presente un programa detallado con los temas que se van a tratar. Una preparación adecuada debería cubrir los siguientes aspectos:
- El proceso físico del trabajo de parto, parto y postparto inmediato
 - Técnicas de relajación y posiciones que brinden comodidad
- Herramientas para que el acompañante colabore con el proceso
- Complicaciones frecuentes y cómo evitarlas
- Herramientas básicas para la lactancia materna

La información que reciba la mamá y su acompañante debe fortalecerlos, nunca atemorizarlos. Un buen indicador de la propuesta es ver con qué sentimiento salen los papás del taller, si la información los dejó con miedo y dudas, entonces ese taller está centrado en la patología. La propuesta tiene que animarlos y fortalecerlos en su rol de papás, y empoderar a la mujer en su capacidad de parir. Durante el proceso de la preparación la mujer tiene que ir aumentando su confianza en sí misma y llegar al momento del parto convencida de que es capaz de hacerlo. El centro de salud está preparado para manejar cualquier complicación, por lo que la mujer no tiene por qué ir con todas esas preocupaciones en su mente. El parto es un proceso natural, y lo esperable es que la mujer pueda llevarlo adelante sin necesidad de ninguna intervención. Por esta razón los talleres nunca pueden centrarse en la patología.

En lo talleres también tenemos la oportunidad de encontrarnos con otros pares que están en la misma situación, y éste es uno de los principales beneficios. En nuestra cultura menospreciamos la importancia de confraternizar y compartir con pares; sin embargo, es un plus fundamental que no podemos conseguir en otro lugar. El charlar con otros padres, el ver cómo van llevando el embarazo, o las experiencias con otros hijos también nos va preparando para nuestra paternidad. Los mitos y miedos que cada uno tiene, las experiencias de otros amigos, todas estas son cosas que se deberían compartir. Hay autores que plantean que esto es aún más importante que la información “teórica” que se brinde en el taller.

¿En qué momento del embarazo se comienza a participar de los talleres? 
 Siguiendo la idea de la importancia en confraternizar, es recomendable poder participar de los talleres desde el comienzo del embarazo. Hay propuestas en donde los talleres son una o dos veces por mes, entonces van acompañando todo el proceso de embarazo. Muchos centros recomiendan comenzar en el segundo trimestre en esta modalidad. Participar de todos los talleres juntos en un mes no es lo más recomendable. Es mucha información junta por lo que dificulta su adecuada asimilación.

¿Cómo elegir la preparación adecuada? 

Cada mamá y su acompañante elegirán la preparación que más se adecue a sus necesidades, ya sea por horarios, ubicación física y costos. Pero también es importante indagar quien va a dar los talleres, qué preparación tiene, ¿son profesionales actualizados o me van a dar información que se manejaba hace 15 años? También ver cuál es el número de participantes, lo ideal es que no sean más de 12 personas, de esta forma todos tienen la posibilidad de compartir y preguntar con confianza. Los talleres que se brindan en los centros de salud donde la mamá dará a luz, tienen como beneficio el conocer a los profesionales que pueden participar del parto, así como conocer las políticas y procedimientos que se utilizan en el centro. Sin embargo, generalmente son grupos numerosos en donde no se habilita la participación. Asimismo, en ocasiones se centran en justificar sus procedimientos, y no explican una gama amplia de posibilidades y derechos de la mujer y su familia.

Es importante recordar que la preparación para el parto no refiere únicamente a los talleres teóricos. Existen investigaciones que refieren a la importancia del ejercicio físico regular así como a la adecuada alimentación para disfrutar plenamente del parto. Hay ofertas de talleres que integran la respiración, la relajación y hasta clases de yoga en su preparación.

En conclusión, los talleres de preparación para el parto han demostrado ser útiles para la mamá y su referente en lo que concierne a dar información actualizada sobre la temática, así como en aumentar la confianza en su capacidad innata de parir. Es recomendable evaluar las opciones de talleres disponibles, siempre preguntándonos si tienen como objetivo darnos confianza o atemorizarnos. Debemos recordar que el parto no es una patología, sino que al contrario, es parte de un proceso natural, y más allá de todos lo libros que leamos, y talleres a los que concurramos, este proceso será único e irrepetible para cada mujer.

Claudia López, LCCE, IBCLC 
Licenciada en Psicología Educadora de Parto Lamaze 
www.nacemama.com

(Conoce nuestra propuesta de Preparación para el Nacimiento)

Publicar un comentario