Los niños que "pierden" el recreo son quienes más lo necesitan.

Traducción de "Students Who Lose Recess Are the Ones Who Need It Most" por  JESSICA LAHEY. New York Times, 13 de Febrero de 2014

A pesar de la abrumadora evidencia de que los períodos de juego no estructurado y la interacción social son una parte crucial del bienestar cognitivo, académico, físico y mental de los niños, las escuelas siguen quitando como castigo los privilegios del recreo por las transgresiones académicas o de comportamiento . Yo lo he hecho muchas veces . Cuando los estudiantes dejan de entregar las asignaciones o cuando un niño se comporta mal en clase, he tomado como rehén su privilegio de recreo. Lo hice tanto como una forma de castigar la mala conducta o como una manera de forjar un par de minutos de tiempo de aprendizaje en un día lleno de actividades académicas.

Por desgracia, yo no estoy sola. De acuerdo con una encuesta de Gallup encargada por la Fundación Robert Wood Johnson, el 77 por ciento de los directores de las escuelas informan que retienen el recreo como castigo, aun cuando reconocen simultáneamente los beneficios del recreo como un factor en el desarrollo académico, cognitivo y social. En ese mismo informe, ocho de cada 10 directores reconocen que el momento de jugar tiene un "impacto positivo en el rendimiento ", y dos tercios de los directores afirman que "los estudiantes escuchan mejor después del recreo y se centran más en la clase. "

En respuesta a esta práctica disciplinaria común, así como las tasas de disminución de la duración del recreo en este país (Estados Unidos), la Academia Americana de Pediatría ha publicado recientemente una declaración de política: " El papel crucial de Recreo" para dejar las cosas claras y hacer recomendaciones a las escuelas. Su postura es inequívoca: "El recreo ofrece beneficios cognitivos, sociales, emocionales y físicos que pueden no ser totalmente apreciadas cuando se toma la decisión de disminuirlo". En otras palabras, las escuelas deben tener el recreo en el calendario, y los profesores como yo no deberíamos quitarlo.

Los beneficios físicos del recreo a todos los estudiantes, en particular al 17% de los niños estadounidenses que son clasificados como obesos, son claros. En nuestra sociedad cada vez más sedentaria, puede ser un desafío para asegurar que los niños reciban la cantidad recomendada de 60 minutos de actividad física moderada a vigorosa todos los días, y el recreo puede ayudar a salvar esa brecha.

El recreo también juega un papel importante en la capacidad de mantener el autocontrol durante la clase. El auto-control no es un recurso ilimitado, y para el momento que llega el tiempo de juego no estructurado (el recreo), la mayoría de los niños han agotado sus reservas. Han tenido que resistir la tentación de mover, comer el trozo de galleta que alguien dejó en la alfombra o hablar con sus amigos a favor de centrarse en las operaciones matemáticas .

El recreo proporciona una oportunidad para volver a llenar las reservas de autocontrol de los niños a través del juego y la expresión que está libre de estructura, las reglas y las tareas cognitivas rigurosas. La academia de pediatría explica: "el procesamiento cognitivo óptimo en un niño necesita un período de interrupción después de un período de instrucción concentrada. Los beneficios de estas interrupciones se sirven mejor con descansos estructurados en lugar de simplemente cambiar de una tarea cognitiva a otra". Varios estudios han encontrado que los estudiantes que disfrutan de los beneficios del recreo están más atentos, más productivos y más capaz de aprender cuando regresen a las aulas a partir de un período de juego libre.

La memoria también se ve reforzada por los descansos, porque el descanso cognitivo después de aprender un nuevo material permite que este se conserve durante períodos más largos de tiempo. Para un procesamiento y consolidación de la memoria cognitiva óptima, los niños necesitan un período de tiempo libre no estructurado, incluso si es sólo en la forma de socializar o soñar despierto.

Por último, el recreo ayuda a los niños a desarrollar habilidades sociales, como la negociación, la dinámica social, y el uso de sutiles señales de comunicación verbal y no verbal. Como los horarios de nuestros hijos se vuelven más estructurados, y el tiempo de juego libre se hace en lugares interiores, en favor de los videojuegos en vez de patear la lata y la pelota, el recreo es la única oportunidad que muchos niños tienen para aprender estas habilidades.

Cuando le pregunté a Michele Borba, una psicóloga educativa y ex profesor, sobre las consecuencias de la retención de tiempo de recreo de los alumnos, ella se mantuvo firme en su apoyo de recreo como actividad educativa esencial. "La más alta correlación con el éxito escolar es un niño sentado en un asiento, centrado y con ganas de aprender, pero los niños que pierden el recreo pierden eso, y mucho más." De acuerdo con la Dra. Borba, los niños a los que se les quita el recreo se les coharta posibilidades:

1 . El poder del cerebro. En lugar de estar descansado y listo para aprender, tienen el "cerebro seco", ya que han perdido la oportunidad de recuperar la energía necesaria para el enfoque .

2 . Conexión con sus compañeros. No sólo el niño enviado a la banca gana una reputación de ser un "niño malo", les causa pérdida de las oportunidades de practicar las habilidades sociales, hacer nuevos amigos y fortalecer las amistades existentes.

3 . Relación con los profesores. Cuando un maestro tiene un estudiante fuera de recreo, se socava su relación con el estudiante. En consecuencia, los estudiantes se desconectarán con ese maestro justo cuando deberían estar en sintonía para aprender.

4 . Oportunidades para aprender un comportamiento diferente. El hecho de quedar fuera del recreo "no ayuda al niño a comprender lo que hizo mal, y aún más importante, no le ayuda a aprender cómo hacer las cosas bien la próxima vez. Sin esa instrucción, él/ella se convierte en un reincidente, y se forma un ciclo vicioso de mala conducta y castigo".

Si realmente queremos que nuestros hijos puedan funcionar mejor en su desarrollo académico, físico y mental, los profesores tienen que dejar de retener el recreo, y las escuelas tienen que protegerlo. El cortar o quitar tiempo de recreo es contrario a la intuición y contraproducente. Cuando privamos a nuestros hijos del descanso cognitivo y de la actividad física que necesitan para rendir al máximo, los maestros socavan la educación que buscamos impartir.

Y los padres, si ves a tu hijo/a es puesto repetidamente en "la banca", es posible que desee elegir un momento discreto y sugerir que otro método de disciplina podría conducir a más éxito en el aula - o simplemente haga clic en la dirección de este artículo, envíe el enlace al director de la escuela y sugiera (¡de forma amigable!) que pasen por alto estos métodos.

Traducción a cargo del equipo de NaceMamá
Publicar un comentario