Lactancia: La importancia de un buen comienzo.

Durante el embarazo es muy conveniente poder ir informándose acerca de la Lactancia para que, cuando llegue el momento tan deseado y tengamos a nuestro bebé en brazos, podamos estar tranquilas y confiadas en que vamos a poder amamantar.

¿Qué es importante para un buen comienzo?

Las investigaciones muestran que ofrecer el pecho a nuestro bebé dentro de la primera hora de vida aumenta las probabilidades de una lactancia exitosa. Por lo general, en esa primera hora de vida el bebé se encuentra en general bastante alerta y receptivo y, por tanto, su reflejo de búsqueda es intenso y su succión más vigorosa. Cuando ofrecemos por primera vez el pecho a nuestro bebé podemos esperar distintas reacciones. Algunos bebés se prenden y toman en seguida, otros simplemente lamen el pezón unas cuantas veces y otros succionan unos segundos y se quedan dormidos. No hay que preocuparse si no se prende de inmediato, seguramente poco después lo hará. Pero sí es importante ofrecerle la oportunidad y, de a poco, irán aprendiendo juntos.

No se preocupe si, por razones médicas, no es posible amamantar a su bebé enseguida después del parto, porque si así lo desea también Ud. podrá amamantar exitosamente a su bebé. Sí es importante ofrecerle el pecho apenas puedan estar juntos. Cuanto antes brinde el pecho a su bebé, mejor será. También es muy importante el contacto piel con piel lo cual también favorecerá la lactancia materna.

Ofrecer el pecho a demanda.
Otro aspecto importante para garantizar una buena producción de leche es ofrecer el pecho a demanda. Esto significa que, tanto la duración de las tomas como la frecuencia de las mismas deberá ser determinada por el propio niño. En algunos casos puede ser necesario despertar al bebé para amamantarlo. Esto se debe a que, en los primeros días y semanas, algunos bebés no manifiestan señales de hambre tan seguido como lo necesitan. Una vez que el bebé haya establecido un buen patrón de alimentación con un adecuado aumento de peso, entonces sí podremos guiarnos exclusivamente por su demanda. Es importante saber que, en el primer mes, debería tomar entre 8 y 12 veces al día.

Lograr un buen acople
Otro aspecto fundamental para lograr una buena producción de leche es que haya un acople correcto.
Para lograr un acoplamiento adecuado:
La madre debe estar cómoda, se sugiere utilizar almohadones. El bebé debe estar alineado de tal manera que no tenga que girar la cabeza para tomar del pecho. La nariz del bebé debe quedar libre y su mentón apoyarse en el pecho materno. La boca debe estar bien abierta. El bebé debe tomar una gran parte de la areola, no solo el pezón. Pero, por sobre todas las cosas, es importante que tenga confianza en que sí va poder amamantar. Ponga a su bebé piel con piel, busque momentos tranquilos con su hijo/a y conéctese con su instinto maternal. Muchas veces simplemente esto es suficiente. Si está teniendo alguna dificultad no se desespere porque en general, con un apoyo adecuado, se podrá resolver.

VERANO Y LACTANCIA

Llega el verano… ¿mi bebé que estoy amamantando necesita agua?

Esta es una pregunta muy común cuando empiezan los días de calor. Por eso me parece importante resaltar que, si el bebé se alimenta exclusivamente con pecho materno, no necesita y mas aún no es conveniente darle agua ni ningún otro tipo de líquido a nuestro hijo. Nuestra leche tiene la cantidad de agua que nuestro hijo necesita. Sí puede suceder que, para satisfacer su sed, tome con mayor frecuencia y que las tomas sean más cortas. Por esto es que es tan importante ofrecer el pecho a demanda, respetando las necesidades de nuestro hijo. Las investigaciones realizadas muestran que los bebés que son amamantados a demanda no se deshidratan.

Lic. Psic. Karen Barilas
Asesoramiento en Lactancia

Bibliografía consultada:
Mohrbacher, N. & Stock, J. (2002) Lactancia Materna. Libro de Respuestas. La Liga de la Leche Internacional. Illinois, USA.
Riordan, J & Wambach, K. (2010) Breastfeeding and Human Lactation. 4th Ed. J & B Publishers MA, USA.
Publicar un comentario