Alimentos sanos para un embarazo saludable

En esta etapa tan relevante en la vida de la mujer, alimentarse de forma adecuada es uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta. Muchas veces, previo al embarazo, pueden existir  hábitos alimentarios inapropiados. Esto se debe  a varias  causas, entre ellas: la falta de costumbre de consumir determinados alimentos, desconocimiento de ciertas pautas  alimentarias, dietas anteriores al embarazo, consumo de ciertos productos que durante el embarazo pueden ser nocivos, omisión del desayuno y más.

Con frecuencia, la futura madre está especialmente motivada a cambiar sus hábitos alimenticios para que la gestación se desarrolle sin complicaciones, el bebé nazca sano y con un peso adecuado y luego del nacimiento, tener una lactancia exitosa.
Es el momento ideal para comenzar a alimentarse  de forma saludable y variada porque  el embarazo es un período de gran demanda y vulnerabilidad desde el punto de vista nutricional.


Las cantidades requeridas  de energía, proteínas  y otros nutrientes aumentan para financiar todo el proceso de formación, crecimiento y desarrollo del feto pero además aumentan  por todos los cambios que ocurren en la madre para lograr ese desarrollo: formación de la placenta, aumento de tamaño del útero y mamas, el volumen sanguíneo y la formación del depósito de reservas que la madre utilizará durante la lactancia. Si una mujer inicia el embarazo con bajo peso, presenta mayor riesgo de tener hijos con bajo peso, riesgo que aumenta si la ganancia de peso no es la adecuada. Si por el contario, hay sobrepeso u obesidad previa al embarazo, hay riesgo de patologías tales como hipertensión arterial, diabetes gestacional y complicaciones en el parto.

La mujer embarazada requiere entonces,  un aporte nutricional algo superior a la no embarazada  pero los cambios más importantes deben darse sobre todo en la calidad de la alimentación, apostando a que sea variada, con proteínas y grasas de buena calidad, un buen aporte de vitaminas y minerales, rica en fibra y controlando el consumo de azúcares refinados. Una alimentación balanceada permite cubrir la mayoría de las necesidades nutricionales. Sin embargo hay algunos nutrientes, cuyos requerimientos están muy aumentados: el hierro, el ácido fólico y el calcio. El hierro tiene una gran demanda por  la formación de la placenta, la transferencia de sangre al feto y la pérdida sanguínea durante el parto. La carencia de este mineral provoca anemia y como es difícil llegar a las recomendaciones a través de la dieta, se recurre a la suplementación.  Las demandas de ácido fólico también aumentan y la deficiencia de esta vitamina puede ocasionar anemia megaloblástica y malformaciones en el tubo neural. Esta vitamina es muy lábil frente a los procesos de cocción, por lo tanto también se suplementa.

En cuanto al calcio, fundamental para el mantenimiento de la masa ósea de la madre y la formación de los huesos del bebé, la mayor dificultad se plantea por el bajo consumo de alimentos fuente del mismo. Si no se aporta a través de la dieta, el calcio será movilizado desde el tejido óseo de la madre, lo que puede tener un efecto negativo en etapas posteriores de la vida de la mujer.

Además, algunos de  los síntomas que aparecen en el embarazo, algunos de ellos debido a cambios hormonales, pero no por eso menos molestos: náuseas, vómitos, estreñimiento, hemorroides, acidez, reflujo, pueden minimizarse y también solucionarse con una alimentación apropiada.
Cereales y granos, frutas, vegetales, lácteos, carnes,  grasas de buena calidad y abundantes líquidos deben estar presentes en la alimentación de una futura mamá. Juntos proveerán el  nivel de energía y nutrientes necesario para la salud maternal y el adecuado desarrollo y crecimiento fetal.

Ana Inés Rosas. Nutricionista Dietista. Equipo de Nacemama
anai5_5@hotmail.com

Referencias Bibliográficas
Alimentación y Dietoterapia- P.Cervera, F.Clapes, R. Rigolfas- Ed Interamericana.Mc Graw- Hill
Nutriguía. 3º edición 2004
Alimentación y nutrición durante el embarazo -Ricardo Uauy, Eduardo Atalah, Carlos Barrera , Ernesto Behnke- Universidad de Chile



Publicar un comentario